Utilidades


La energía solar, pronto más barata que el carbón PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Miércoles, 19 de Abril de 2017 08:08

La preferencia por los combustibles fósiles depende, sobre todo, de su bajo precio en términos comparativos. El otro lado de la comparación son las energías denominadas ecológicas, cada vez más asequibles. Juegan con la enorme y decisiva ventaja de la sostenibilidad, si bien todavía tienen poco que hacer frente a aquellas: más baratas y, por lo tanto, más competitivas en el mercado. Sin embargo, el hecho de que sean una gran trampa por su coste real en términos ambientales supone un importante incentivo para el avance en energías renovables. ¿Pero, en qué punto nos encontramos, realmente son una alternativa factible?

 

Más barata que el carbón en 2025:

Lo cierto es que hay motivos de celebración en este aspecto. Su evolución está siendo tan positiva en tan corto periodo de tiempo que realmente resulta sorprendente. Básicamente, podemos afirmar, según el informe publicado por Bloomberg New Energy Finance (BNEF), que la solar, por primera vez, se está convirtiendo en la forma de energía más barata a escala global. Son cifras puntuales, pero que marcan tendencia en los mercados mundiales de la energía. Una clara prueba de su gran potencial de crecimiento de un modo tan veloz que resulta difícil de creer.

Empieza a competir con el carbón y el gas:

De acuerdo con los nuevos datos aportados por el informe, en 2016 la energía solar no subvencionada está empezando a competir con el carbón y el gas natural a nivel mundial. Según el último informe de la BNEF en 2025 la energía solar podría llegar a ser más barata que el carbón. Las mejoras tecnológicas son la clave para abaratar materiales y lograr una mayor eficiencia. Los precios más bajos se deben, en definitiva, a la mejora de la tecnología en sus distintos aspectos: desde la fabricación y las economías a escala hasta la productividad, puesto que los paneles producen más energía con la misma cantidad de sol. Todo ello dota a la industria de una mayor capacidad para revelarse como la alternativa más barata contra los combustibles fósiles a nivel global.

“Un equipo solar de un 1 megavatio tendrá un costo de 73 centavos de dólar por vatio en 2025, frente a los 1,14 dólares actuales, lo cual supone un ahorro del 36 por ciento”, explica Jenny Chase, jefe de análisis de energía solar en el New Energy Finance.

Más barata que la eólica:

En la carrera de las energías limpias por liderar la alternativa menos costosa a las energías fósiles, la solar está demostrando una capacidad de avance a pasos agigantados. Buena prueba de ello son, por ejemplo, los últimos datos proporcionados por BNEF sobre el menor coste que representa la construcción de plantas de energía solar con respecto a los proyectos eólicos en los países en desarrollo. “La energía solar no subvencionada está empezando a sacar del mercado al carbón y al gas natural y, notablemente, los nuevos proyectos solares en los mercados emergentes están costando menos que los eólicos” reza el informe.

En 2016, se han instalado 70 gigavatios de nueva energía solar en 2016, superando a 59 gigavatios de eólica, según BNEF. Igualmente, gana terreno a los combustibles fósiles también. Cada vez resulta más competitivo que el gas natural y el carbón. La electricidad obtenida a partir de combustibles fósiles podría tener los días contados. “Las energías renovables están entrando en la era de la subcotización” frente a los precios de los combustibles fósiles, dijo al respecto el presidente de BNEF Michael Liebreich en una nota de prensa difundida sobre el particular.

Expertos como Liebrich apuntan que el mundo recientemente alcanzó un punto de inflexión y de forma progresiva se está agregando más capacidad de energía limpia cada año que lo que lo hace el mix carbón y el gas natural. Sobre todo, se destaca el empuje que están teniendo los países emergentes en la inversión en proyectos de generación de energía baja en carbono. Sobre todo, se destacan las inversiones de China, Chile, Brasil, Uruguay, la India y Sudáfrica. Cuando se trata de invertir en renovables los mercados emergentes han tomado la delantera 35 países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), puede leerse en el informe. Con un gasto total de 154,1 mil millones de dólares en 2015 en comparación con los 153,7 mil millones invertidos por los países más ricos. La industria del carbón no está de acuerdo con estas valoraciones. Sobre todo, porque estima que éste y otros muchos estudios basan sus conclusiones en premisas falsas. En concreto, consideran que la comparativa no es válida, puesto que las renovables precisan de otras fuentes para apoyar su discontinua producción.

Critican, fundamentalmente, que no se tenga en cuenta el hecho de que las energías renovables no produzcan energía de manera constante, uno de sus talones de Aquiles, si bien también es cierto que este problema está subsanándose con distintos métodos de almacenamiento de energía. A su juicio, a la hora de calcular el coste debería incluirse el gasto que implica mantener otras fuentes de respaldo cuando la meteorología no acompañe. Si se tuvieran en cuenta estos aspectos los costes de las renovables se dispararían y, por lo tanto, el carbón no tendría competencia, “ni ahora ni dentro de 20 años”, apuntan desde la Asociación Mundial del Carbón (WCA). Sea como fuere, si se cumplen los pronósticos del BNEF la próxima década será la que marcará un antes y un después en la primacía de las energías limpias frente a los combustibles fósiles para la generación de electricidad.

 

 

Por ecologiaverde.com

 

Publicar en Facebook

Publicar en facebook